Raquel + Jonás – Love Story.

En este largo camino que hemos emprendido hace ya varios años, hemos acompañado a muchísimas parejas en uno de los días más felices de sus vidas, donde se reunen con sus amigos y seres queridos y comparten sorpresas y emociones juntos. Hemos hecho nuevos amigos, y todos y cada uno de ellos, queda grabado ya como alguien especial con el que hemos compartido algo que siempre recordará gracias a nuestro esfuerzo ese día. Esa es la razón de que en ocasiones incluso nos emocionemos y una lágrima resbale por nuestra cara mientras recogemos esos emotivos momentos que a menudo vivimos junto a ellos.

En esta ocasión nos ha tocado muy de cerca. Nuestra compañera Raquel dio el sí quiero en el Balneario de Mondariz, muy cerquita de su pueblo, y para nosotros era todo un reto conseguir sorprenderla ese día. Siempre soñaba con el día de su boda, quería que fuese especial y estaba muy nerviosa e ilusionada. Hemos intentado contar su historia, la razón por la cual decidió dar ese paso tan importante en su vida junto a Jonás, y hemos intentado hacerlo desde el cariño y apoyándola en todo lo que hemos podido.

Son muchas horas las que pasamos todo el equipo juntos. Horas de trabajo fuera y dentro del estudio. Con el tiempo nos hemos convertido en una pequeña familia que comparte bromas, anécdotas, y problemas, con nuestros buenos y malos momentos, pero es una tranquilidad saber que cuando estamos juntos trabajando, podemos contar los unos con los otros, y nos sincronizamos a la perfección gracias precisamente a esa convivencia. Esa es la razón por la cual ha sido un día especial y emotivo para todos nosotros (increíble como Paula era capaz de enfocar a pesar de tener continuamente los ojos bañados en lágrimas).

Este es el vídeo que los dos pudieron disfrutar junto a su familia y amigos el día de su boda, y ahora queremos compartirlo con todos vosotros. Sus caras de sorpresa, lágrimas, abrazos y palabras de agradecimiento nos confirmaron que todo el esfuerzo empleado en crearlo mereció totalmente la pena…